Aborto y adolescentes (Reyes Moliner, Paraula)

Aborto y adolescentes (Reyes Moliner, Paraula)

Noticia publicada el

La nueva ley del aborto permite que las adolescentes a partir de los 16 años, puedan interrumpir el embarazo sin necesidad de que los padres den su consentimiento. También desaparecen los tres días de periodo de reflexión, que hasta ahora eran obligatorios antes de la interrupción del mismo.

La ley impide que la familia, donde la vida es acogida, pueda escuchar, velar y acompañar, sean cuales sean, las circunstancias en que se encuentra la adolescente.

Quitar dicha potestad a los padres es quitarles una responsabilidad ineludible. La adolescente necesita en esos momentos, el apoyo y el acompañamiento de la familia. Si no están los padres, se apoyará y decidirá, en base a lo que vea en redes sociales, en opiniones de amigas cercanas o en asociaciones que le van a asesorar tal vez, en una única dirección.

La adolescencia, es el periodo comprendido entre los 10 y 19 años, durante el cual el individuo adquiere la capacidad reproductiva y transita los patrones psicológicos de la niñez a la adultez. En ella, se presentan los mayores cambios físicos y psicológicos del individuo, forjándose entre otros, los rasgos propios de identidad, base para el logro de la personalidad.

Por lo que respecta a la capacidad de que una adolescente pueda tomar una decisión vital como la de terminar con su embarazo, destacar que a nivel neurológico, existen implicaciones claras respecto al desarrollo progresivo del lóbulo frontal en el cerebro. Este es el encargado de funciones que se relacionan con la planificación, la coordinación, el control y ejecución de conductas, y de esta manera, está implicado en el control de los impulsos, el juicio y el comportamiento sexual, entre otros.

La inestabilidad a nivel emocional y la impulsividad son características de las adolescentes. Es la edad de las contradicciones e incomprensiones.

Todas estas características, unidas a la desinformación y a la falta de educación afectiva y sexual adecuadas, posibilitan situaciones de riesgo. Cuando alguien toma una decisión trascendente, sin tener la madurez necesaria, puede acarrear problemas psicológicos como ansiedad, depresión y desajustes personales o sociales.

El aborto, genera un gran sufrimiento en la madre que se ve obligada a abortar; no es un tema banal, hablamos de la esencia del ser humano, que es la vida.

Una chica de 16 años está en un proceso de desarrollo personal y no tiene siempre referentes claros. Enfrentarse a una decisión así, ya difícil en un adulto, en ella es si cabe más difícil. La decisión de interrumpir un embarazo implica, en un primer momento y también después, en un alto porcentaje de casos, un gran nivel de estrés, sentimientos de culpa, arrepentimiento y dolor físico.

Por otra parte, contamos con el testimonio de mujeres adolescentes que han podido afrontar una maternidad difícil e inesperada, gracias a la ayuda que han encontrado en su familia, en su entorno, en fundaciones, …, para seguir adelante, y afirmar que la vida, pese a cualquier apariencia, es siempre un bien.

El aborto es un gravísimo fracaso preventivo.  Por ello, es una necesidad imperiosa de la sociedad la educación de la afectividad y de la sexualidad, de una manera responsable.

Urge fomentar y educar en la familia valores morales y afectivos; incidir en el amor responsable hacia uno mismo y hacia los demás, en la fidelidad, y en el respeto por la vida. Hablar de sexualidad con los hijos, favoreciendo un clima de diálogo, escucha y cariño. Construir en definitiva, una cultura que aliente y sostenga la vida en cualquier situación, entendiendo a la familia como la unidad central.

Documents to download

Noticia anterior_ Orar por los que gobiernan (Antonio Cañizares, La Razón)
Noticia siguiente Una nueva ley que ahonda en la indignidad (Germán Cerdá, Paraula)

Buscador de noticias

Calendario

«febrero de 2023»
lu.ma.mi.ju.vi.sá.do.
303112345
6789101112
13141516171819
20212223242526
272812345
6789101112

Últimas noticias publicadas